Please reload

LO + LEÍDO

The Captain (Robert Schwentke, 2017): retrato de un país totalmente roto

30.09.2017

 

           The Captain (Robert Schwentke, 2017) es el estudio de un país roto y de una sociedad en descomposición, de un sistema en completa putrefacción en sus últimos estertores. La Alemania inmediatamente previa al fin de la IIª Guerra Mundial es un país en ruinas, tanto física como moralmente. Estamos ante un retrato del fin de una era dominada por una ideología que agoniza en su versión más caótica y perturbadora. La película parte de la siguiente premisa: un joven soldado alemán vagabundea por el devastado país cuando de repente encuentra un uniforme de capitán; al ponérselo, comienza a reclutar a todos los desharrapados que encuentra y dan rienda suelta a los actos más atroces. Los personajes transitan por un mundo de falsas apariencias y putrefacción moral que los lleva a alcanzar las cotas de maldad más terribles.

 

         La película habla de cómo, después de más de una década de nazismo, el país ha tocado fondo y su sociedad está totalmente rota. La ideología se ha ido pervirtiendo hasta convertirse en una mera excusa para los actos más atroces y para justificar a una serie de individuos que se instalaron cómodamente en la iniquidad y no van a permitir que se les arrebaten sus "privilegios" tan fácilmente. El Tercer Reich que se muestra recuerda a un mundo distópico que bien podría haber inspirado a Mad Max: Fury Road (George Miller, 2015) por la desolación del paisaje, por el abaratamiento del asesinato y por el cinismo y la crueldad de sus personajes. Alemania se convierte en el patio de recreo de un grupo de indeseables cuyo único interés es aprovecharse todo lo posible de la destrucción del tejido social. La supervivencia se convierte en la única ley posible, aunque suponga engañar, robar o matar hasta la saciedad. La película tiene también ciertas reminiscencias a Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979) por ese estudio que hace de la locura, de cómo circunstancias extraordinarias permiten medrar a los personajes más deleznables y mezquinos. La esquizofrenia llega hasta extremos insospechados y uno se pregunta ¿hasta qué punto puede llegar el protagonista? ¿Cuántas cosas más se sentirá en posición de hacer por el mero hecho de llevar un traje? Ese uniforme permite a un personaje de naturaleza cruel desatar sus pulsiones más oscuras, de la misma forma que muchos se acogieron a la ideología nazi para perpretrar los actos más terroríficos qu se recuerdan. En última instancia, la película es la crónica de un gran fracaso, de la gran derrota del nazismo y de cómo el país trata de aceptarlo. Pero el trauma es tan grande y cada uno lo intenta superar de maneras tan distintas que surge el caos más absoluto. 

 

       Uno de los aspectos más fascinantes de filme son sus créditos finales. Mientras se sobreimpresionan los nombres del equipo, Schwentke coloca al "comando H" a bordo de su coche circulando por las calles de una ciudad alemana en 2017. Con sus uniformes de soldados nazis y su vehículo de 1945 se pasean por la ciudad amenazando, robando, intimidando a los ciudadanos, totalmente ignorantes de quiénes son y qué hacen ahí. Esta potente secuencia en clave documental remite por un lado a la irrupción del pasado en nuestro presente: no debemos jamás olvidar el destino que sufrió un país entero por culpa de una ideología basada en el odio. Por otro lado, sirve también como metáfora del auge del fascismo en la Europa actual. Sin ir más lejos, días antes del estreno de The Captain en el Festival de San Sebastián, Alternativa para Alemania (AfD en sus siglas en alemán), un partido de filiación neonazi, se convirtió en la tercera fuerza más votada del Bundestag. Schwentke, voluntaria o involuntariamente, nos advierte del riesgo de repetir los errores del pasado y permitir que personajes como el Capitán vuelvan a campar a sus anchas.

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

LO ÚLTIMO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Please reload

© 2018 por La Verdad Extática. Todos los derechos reservados.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W

SÍGUENOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now