Please reload

LO + LEÍDO

La sala negra de Under the skin (Jonathan Glazer, 2013)

15.09.2016

 

         La dirección de Under the skin es simplemente sobrecogedora porque Jonathan Glazer consigue que la película no se salga de tono en ningún momento. Todo el metraje se rige por una misma e inalterable dinámica y cada elemento de la película encaja a la perfección con el fluir estético. Puede parecer baladí, pero no es nada fácil que una obra sea tan compacta y cerrada sobre sí misma. El verdadero culmen de la dirección de Glazer, aparte de la sobrecogedora atmósfera que crea, es el nivel de abstracción que logra cuando el ser interpretado por Scarlett Johansson fagocita a sus víctimas. Esa sala negra está crea la metáfora perfecta, los actores se mueven por el espacio con precisión y con esa aura irreal y la cámara está siempre colocada en el mejor sitio posible. Todas las secuencias ambientadas en esta localización ¿inexistente? son puro cine. Ojalá toda la película fuese así.

 

         En cuanto a la atmósfera, es sin duda lo más logrado de la película por su capacidad de transmitir significados solo con la forma. Elementos como el montaje, la posición de cámara, la duración de los planos, el sonido y la interpretación de los actores crean poco a poco un ente que se introduce en la parte trasera de nuestra cabeza y se aloja ahí durante todo el metraje. Parece que no lo sentimos, pero siempre está ahí, taladrándonos poco a poco, infiltrándose en nuestros pensamientos y alejándonos cada vez más de la realidad. Por último, lo más recomendable de la película es ese estado en el que sumerge, entre excitación, fascinación y sobrecogimiento. Las secuencias de seducción son de otra dimensión porque están cargadas de esa atmósfera enrarecida que incita a huir y no mirar atrás, pero a la vez provocan una atracción irrefrenable. Ahí es donde mejor funciona la película y es absolutamente sobrecogedora. Pero la profundidad que logra al final al mostrarse como fábula de lo que hace humano al ser humano, del descubrimiento de nuestra propia existencia y también de la maldad del hombre, aunque muy subconsciente, cala hondo en el espectador.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

LO ÚLTIMO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Please reload

© 2018 por La Verdad Extática. Todos los derechos reservados.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W

SÍGUENOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now