Please reload

LO + LEÍDO

La ambigüedad de tono en Force majeure (Ruben Östlund, 2014)

25.08.2016

 

         Lo mejor de Force Majeure y en general del cine de Ruben Östlund es lo cómodo que se mueve en la ambigüedad. Sus películas son ambiguas, indefinibles: ¿comedia o drama? ¿Comprometidas con un tema o con otro? ¿Críticas o sátiras? No existe una respuesta y ahí está la genialidad. No está claro si Force majeure es machista, feminista o simplemente se ríe de todo desde las alturas. Desde luego es una crítica de la clase media-alta de su país (y, por extensión, del resto de la sociedad europea).

 

         Lo que está claro también es que investiga el rol del hombre y la mujer en esa sociedad. ¿Debe ser el hombre un macho alfa, el que salve a todos y que encaja con el estereotipo heteronormativo? El mejor ejemplo de este modelo se demuestra cuando el padre intenta huir de una fiesta mientras una auténtica manada de machos borrachos que rugen como animales le arrastran sin opción. O por el contario, ¿debe ser más sincero consigo mismo y aceptarse tal y cómo es, sin intentar darle a la sociedad lo que esta le pide? En este sentido, Östlund ahonda más en la ambigüedad de la película en el final, que en mi opinión rompe con el resto de la película (más para mal que para bien). ¿Porqué decide invertir los roles de la mujer y el hombre justo al final? ¿Porqué ese plano del hombre reafirmado, orgulloso de sí mismo? Nos hace sospechar que Östlund se identifica más con ese prototipo, y aunque podría haber una lectura en clave de sátira del macho que por fin encaja con el modelo patriarcal se opta por una opción lamentablemente mucho más endeble y menos comprometida.

 

        Pero la ambigüedad también existe en términos formales. No se puede definir a Force Majeure como una comedia o como un drama. Tiene momentos cómicos geniales, pero también momentos de grandísimo dramatismo. Esa extraña mezcla es le da el toque clave a la película, porque poco importa la clasificación genérica, siempre tan arbitraria. Östlund es un gran manipulador y sabe que puede crear imágenes polisémicas. Y no cuesta nada imaginárselo mirando divertido como el público se rompe la cabeza para darle un sentido unívoco a lo que ve en la pantalla.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

LO ÚLTIMO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Please reload

© 2018 por La Verdad Extática. Todos los derechos reservados.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W

SÍGUENOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now