Please reload

LO + LEÍDO

Don Hertzfeldt: el cineasta existencial

06.10.2016

 

            Qué placer cuando se descubren cineastas tan diferentes como Don Hertzfeldt. Su cine es tan fresco, tan innovador y a la vez tan personal que es imposible no rendirse ante él. Podríamos distinguir dos variantes en su obra: una más lúdica y despreocupada y otra más conceptual y compleja. En la primera encajan los trabajos más divertidos como Ah, l’amour (1995), Genre (1996), Billy’s balloon (1998) o Wisdom teeth (2010), en los que la locura, el surrealismo y el humor negro se combinan de forma hilarante. A medio camino estaría uno de sus trabajos más interesantes, Rejected, que contiene mucho de la primera vertiente y comienza a apuntar maneras hacia la segunda más conceptual. Por último, y de forma mucho más estimulante, se encuentran los trabajos más llamativos como su largo It’s such a beautiful day (2012) o The meaning of life (2005). Ambos exploran el tema de nuestro lugar en el universo, pero especialmente en el segundo, que contiene una devastadora reflexión sobre la futilidad de la existencia y lo vacua de la vida del ser humano, y todo mediante una animación sencilla y minimalista tanto en forma como en contenido.

 

            Pero la joya de la corona es It’s a beautiful day. Alocada, divertida, existencialista, conceptual, entrañable, triste, humana… La película sigue al personaje de Bill y sus vicisitudes en la vida, presentada como un lugar extraño y ajeno a nosotros. Poco a poco el personaje va perdiendo contacto con la realidad de forma triste, entrando en un universo que se va volviendo cada vez más abstracto. No solo es impresionante la forma, tan absolutamente imaginativa y rica en técnicas y matices, sino su capacidad de síntesis y de dotar de polisemia a sus imágenes. It’s a beautiful day provoca muchas sensaciones, es un viaje frenético por las preguntas claves que ya se apuntaban en The meaning of life: ¿quién soy? ¿qué hago aquí? ¿a dónde voy? ¿qué sentido tiene mi existencia? ¿existo siquiera? La fábula existencial que construye Hertzfeldt con un simple monigote no tiene nada que envidiarle a las grandes obras maestras del cine de autor.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

LO ÚLTIMO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Please reload

© 2018 por La Verdad Extática. Todos los derechos reservados.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W

SÍGUENOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now